lunes, 21 de agosto de 2017

EL HORMIGÓN INVADE SIERRA DE GATA

Es increíble que las administraciones extremeñas hayan autorizado semejante barbaridad en pleno corazón de Sierra de Gata. La mole de hormigón que unos desalmados han decidido levantar a los pies de Cerro Moncalvo, entre las poblaciones de Hoyos y de Acebo, es un grave insulto a todos aquellos que llevamos años y décadas luchando por la conservación del entorno del que nos obligaron a salir a muchos de nosotros y a buena parte de nuestros familiares.



La primera piedra de este atentado al medio ambiente extremeño fue puesta con el apoyo institucional del presidente de la Junta de Extremadura, D. Guillermo Fernández Vara. Según el D.O.E se autorizó a los promotores de este engendro el uso de explosivos, la desviación de aguas y la tala de arbolado. Todo ello bastante curioso y sospechoso cuando ni a los pastores de toda la vida les dejan pastorear sus reses por los cauces de los ríos y arroyos de la sierra, varios de ellos han sido multados por medio ambiente.


Una vez más vemos los rótulos de las grandes constructoras, que llevaron a este país a una crisis sin precedentes, detrás de estas obras megalómanas; que al igual que ACS, con la construcción del embalse del Prado de la Monja en Acebo, se han lucrado y continúan haciéndolo a costa de Extremadura y sus gentes.  


Parece ser que según el proyecto que los promotores de esta barbaridad presentaron a las administraciones extremeñas, para que les autorizasen la construcción este edificio, una vez finalizado llevaría una cubierta vegetal; ya veremos si llegan a finalizarlo.............porque parece que lo tienen un poco abandonado


lunes, 17 de julio de 2017

UN VIAJE A LA EDAD DE PIEDRA, EL CASTILLEJO DE PERALES DEL PUERTO

Al tercer intento lo he conseguido, por fin he podido visitar los restos del asentamiento conocido por el Castillejo de Perales del Puerto. Gracias a mi amigo Luis Ramajo, que lo había visitado con anterioridad, he podido cumplir con el sueño de permanecer unas horas en este pequeño asentamiento humano de la Edad de Piedra.
El citado Castillejo es un pequeño asentamiento humano, muy probablemente de un reducido grupo familiar dedicado a la ganadería. Se encuentra en lo alto de un cerro, de unos 500 metros de altitud, bañado por uno de sus lados por la rivera de Gata y por el otro protegido por las tierras conocidas por el actual nombre de Peralejos. 
Lo poco que queda son los restos de una muralla construida con las pizarras del lugar. La misma circunda una pequeña extensión de terreno en la que debieron desarrollar todas sus actividades agrícolas, ganaderas y piscícolas. En esta zona, antes de que buena parte del curso del río quedase anegado por las aguas del mismo cuando se construyó la Presa del Diablo, se podían ver infinidad de restos de la actividad piscícola de los habitantes de este asentamiento humano.