sábado, 2 de diciembre de 2017

PÓRTICO TARDOROMÁNICO DE HOYOS


La iglesia del Buen Varón de la localidad de Hoyos conserva uno de los escasos ejemplos del arte románico en tierras extremeñas. La singularidad de su puerta de acceso principal confirma la presencia cristiana en estas tierras de Sierra de Gata entre los siglos XII y XIII. Este claro ejemplo de arte tardorománico permite rastrear entre sus paredes la presencia de pobladores anteriores en estas tierras, como así lo demuestran las tres aras romanas que sirven de sillares en sus muros y que a buen seguro fueron desplazadas de sus emplazamientos originales, que no debían encontrarse muy distantes de donde se encuentra la actual parroquia. 
La simpleza de este pórtico evoca tiempos de un ruralismo que giraba entorno a la agricultura y la ganadería, con unas sociedades sometidas a las severas reglas de un poder religioso que lo dominaba todo y cuyas enseñanzas quedaban articuladas en el frío espesor de unas rocas graníticas labradas por las manos humildes de canteros venidos de allende de las montañas serragatinas.



dos aras romanas anepígrafías situadas a la izquierda de la puerta,

cruceta

sillar con cruceta grabada



Imagen de una mujer con un niño en el brazo derecho y un bastón o cetro en la izquierda, puede que sea la Virgen María 




Columnas decoradas con pometeados y espígas  



Capiteles con ornamentación vegetal y animal


Rosca del arco con temas vegetales, grandes flores a modo de rosetas con botón o sin botón central 


Arco de medio punto


Los salmeres por encima de los capiteles exíben flores cuatripétalas y temas romboides enlazados


Fustes de las columnas extremas de la derecha dos imágenes, una es un hombre con un escudo redondo con espada, la otra parece ser que es la de una mujer con los  brazos rotos






Ara romana con lunar funerario embutida en la fachada de la iglesis ( TONGIO. TANCINI. F.  CELTIUS CILINI.F (A Tongio, hijo de Tancino, se lo dedicó Celtius, hijo de Cilino)



Sillar a la derecha con cruceta grabada




Imagen de una arpía que alude a las pasiones y los vicios (cuerpo y patas de ave rapaz, cabeza de mujer y cola de serpiente)



Capitel de la izquierda en el que se observa una serpiente enroscada entre hojas, símbolo del mal








Imagen a la derecha de mujer con brazos partidos


Capiteles de la derecha donde abundan los motivos vegetales a modo de palma


Capitel en el que se conserva parte del policromado de la piedra

domingo, 29 de octubre de 2017

LAS TUMBAS ANTROPOMORFAS DE ACEBO

Siempre han estado al lado del magnífico edificio parroquial de Acebo. Cuenta la leyenda que allí estaba enterrado un musulmán que participó en la construcción de dicho edificio religioso y que se cayó del andamio desde el que colocaba las piedras de la Iglesia; debido a su condición de infiel fue enterrado fuera del cementerio eclesiástico.




Creo recordar que eran dos las tumbas antropomórficas que existían en Acebo y que una de ellas quedó oculta cuando se decidió pavimentar la calle. Un error más de los que se cometieron en esta población en donde durante décadas se ha consentido, estimulado y promovido la destrucción de su patrimonio arquitectónico y cultural.
Estas tumbas antropomórficas se pueden encontrar en numerosas localidades de Sierra de Gata, siendo muy abundantes en las poblaciones de Trevejo, Cilleros, San Martín de Trevejo, Villamiel, Valverde del Fresno y Perales del Puerto. Los arqueólogos las datan en la Edad Media y su ubicación solía estar relacionada con algún centro de culto cercano; aunque algunas de ellas se encuentran dispersas por el campo; posiblemente en lo que fueron antiguas vías de comunicación.
La tumba antropomórfica de Acebo conserva todas las características de las encontradas en Sierra de Gata. Tallada en una gran roca de granito se aprecia la figura de un individuo de pequeña estatura, habiéndose esculpido en la roca hasta la cabeza del sujeto que tuvo en ella su última morada.

jueves, 7 de septiembre de 2017

JOAQUÍN CASTEL, Nuevo libro de Pilar Bacas Leal

Pilar Bacas Leal es una de las grandes intelectuales que ha dado Sierra de Gata, no en vano procede de dos grandes familias que han dejado su sello cultural, intelectual y empresarial a lo largo y ancho de Extremadura.
Tuve la suerte de conocerla con motivo de la celebración del Primer Encuentro de Escritores e Investigadores de Sierra de Gata que celebramos en Villasbuenas de Gata en el año 2011. Posteriormente compartí una  experiencia muy interesante con ella cuando colaboré junto a Pilar en las Primeras Jornadas Culturales que se celebraron en Cilleros en el año 2013.
Poco a poco se ha ido consolidando una amistad que por mi parte además lleva aparejada un profundo sentimiento de admiración por esta gran mujer. Con un curriculum envidiado por muchos, su actividad intelectual abarca infinidad de campos y no ha  cesado a pesar de haberse jubilado.
Su última incursión en el campo de la literatura ha sido la recuperación de la figura de un filántropo e intelectual aragonés afincado en Extremadura, Joaquín Castel. Este farmacéutico contribuyó desde su humilde botica a la modernización de Extremadura .




Una vez más vemos como intelectuales de la talla de Pilar Bacas Leal, con infinidad de publicaciones a sus espaldas, han de buscar vías alternativas a las oficiales para que sus trabajos literarios vean la luz; ya que organismos como la Diputación de Cáceres y la Institución Cultural el Brocense niegan la financiación necesaria para la publicación oficial de los mismos. Luego sos capaces de intentar querer convencernos de las bondades del llamado Parque Cultural de Sierra de Gata.






lunes, 21 de agosto de 2017

EL HORMIGÓN INVADE SIERRA DE GATA

Es increíble que las administraciones extremeñas hayan autorizado semejante barbaridad en pleno corazón de Sierra de Gata. La mole de hormigón que unos desalmados han decidido levantar a los pies de Cerro Moncalvo, entre las poblaciones de Hoyos y de Acebo, es un grave insulto a todos aquellos que llevamos años y décadas luchando por la conservación del entorno del que nos obligaron a salir a muchos de nosotros y a buena parte de nuestros familiares.



La primera piedra de este atentado al medio ambiente extremeño fue puesta con el apoyo institucional del presidente de la Junta de Extremadura, D. Guillermo Fernández Vara. Según el D.O.E se autorizó a los promotores de este engendro el uso de explosivos, la desviación de aguas y la tala de arbolado. Todo ello bastante curioso y sospechoso cuando ni a los pastores de toda la vida les dejan pastorear sus reses por los cauces de los ríos y arroyos de la sierra, varios de ellos han sido multados por medio ambiente.


Una vez más vemos los rótulos de las grandes constructoras, que llevaron a este país a una crisis sin precedentes, detrás de estas obras megalómanas; que al igual que ACS, con la construcción del embalse del Prado de la Monja en Acebo, se han lucrado y continúan haciéndolo a costa de Extremadura y sus gentes.  


Parece ser que según el proyecto que los promotores de esta barbaridad presentaron a las administraciones extremeñas, para que les autorizasen la construcción de este edificio, una vez finalizado llevaría una cubierta vegetal; ya veremos si llegan a finalizarlo.............porque parece que lo tienen un poco abandonado


lunes, 17 de julio de 2017

UN VIAJE A LA EDAD DE PIEDRA, EL CASTILLEJO DE PERALES DEL PUERTO

Al tercer intento lo he conseguido, por fin he podido visitar los restos del asentamiento conocido por el Castillejo de Perales del Puerto. Gracias a mi amigo Luis Ramajo, que lo había visitado con anterioridad, he podido cumplir con el sueño de permanecer unas horas en este pequeño asentamiento humano de la Edad de Piedra.
El citado Castillejo es un pequeño asentamiento humano, muy probablemente de un reducido grupo familiar dedicado a la ganadería. Se encuentra en lo alto de un cerro, de unos 500 metros de altitud, bañado por uno de sus lados por la rivera de Gata y por el otro protegido por las tierras conocidas por el actual nombre de Peralejos. 
Lo poco que queda son los restos de una muralla construida con las pizarras del lugar. La misma circunda una pequeña extensión de terreno en la que debieron desarrollar todas sus actividades agrícolas, ganaderas y piscícolas. En esta zona, antes de que buena parte del curso del río quedase anegado por las aguas del mismo cuando se construyó la Presa del Diablo, se podían ver infinidad de restos de la actividad piscícola de los habitantes de este asentamiento humano.